Duelo a muerte

Santiago 1:19

Hacedores de la palabra

19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;

 

El egoísmo y la vanidad pueden ser pieza clave para la ruptura del matrimonio….

Recordemos las palabras del Señor Jesús “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba (Jn 7:37).” Las personas que se alejan insatisfechas de esa agua son las que se encuentran estancadas en las aguas del egoísmo y la vanidad.

¿Cómo podemos transformar nuestro matrimonio? Si hablamos de un duelo, un combate entre dos personas que se han desafiado previamente, sabremos que habrá ganadores o perdedores. En nuestro matrimonio habremos de debatir con nuestro conyugue, de vez en cuanto discutimos en nuestro matrimonio, pero la diferencia es entender o saber quién nos casó: un Juez de PAZ o un secretario de Guerra.

La biblia dice en Romanos 14:8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

De esta manera el entender que ya no somos dos sino una sola carne se vuelve cada vez más complejo cuando nos encerramos en un enfoque único considerando inferior a nuestra esposa o esposo.

Lo que el aposto Santiago nos puede dar a entender: esté en sintonía, baje el volumen, sea amable.

  1. En sintonía es tener un oído para poder escuchar porque tenemos que poner atención a lo que hay o está sucediendo a nuestro alrededor, no encerrarnos en nuestro mundo y el estar en sintonía también quiere decir que aprendamos a Amar a nuestra esposa o esposo.

Un hombre le dijo a su amigo: mi mujer se pasa todo el día en la casa hablando con ella misma, el amigo le dijo “¿sabe ella que lo está haciendo?”, No, contestó el hombre, ella cree que la estoy escuchando.

Hay que amar con los oídos y también con los ojos.

  1. Bajar el volumen es para poder escuchar con claridad, no gritar, y a su vez la información necesaria para poder resolver el conflicto llegará más limpia.
  2. Ser amable tiene que ver con tener un carácter amable apacible para con nuestro conyugue.

 

Para pensar:

Santiago 1:3

Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia,

Cuando entendemos que nuestro matrimonio lo consolidó Dios debemos entender que nuestro contrincante es en realidad nuestro aliado. En Realidad, el enemigo es satanás que viene a robar, matar y destruir.

Si estamos en Sintonía con el Espíritu Santo el será el que nos muestre el que debemos de hacer y el cómo debemos hacerlo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *